Guerra y Terrorismo. A propósito de Israel y Palestina.

Publicado: 19 enero 2009 en General, Política
Etiquetas:, , , , ,

Fuente: Izquierda Hispánica.

Un militar del Movimiento Islámico en maniobras rutinarias

Un militar del Movimiento Islámico en maniobras rutinarias

a guerra es un asunto clásico de la filosofía, así como su correlato, la Paz. Guerra se ha convertido en una palabra maldita, hasta el punto de que Defensa parece borrar ese carácter; sin embargo, analizando la Historia Universal no ha habido ni un año en el que no hubiera habida alguna guerra, de consecuencias más o menos funestas.
¿Cómo se lleva a cabo una guerra dentro de la Paz universal? La guerra dentro de la paz perpétua es un sinsentido, idealista y voluntarista; la ONU, desde sus perspectivas neokantianas, vende humo . La paz es la paz de la victoria; eso tampoco implica que los hombres por naturaleza quieran la guerra, sino que esta es un resultado de las relaciones políticas. La tan conveniente fórmula “No a la guerra”, muy apropiada y sugerente dentro de la economía de plétora mercantil, es de tal generalidad que resulta vacía, sin contenido

La Sociedad de Naciones surgió con la intención de que no hubiese guerras nunca más, pero recurriendo al diálogo no logró evitar la Segunda Guerra Mundial. La Declaración de los Derechos Humanos es la de los vencedores de esa Segunda Guerra, excepto la Unión Soviética; la asunción de a Declaración de los Derechos Humanos en el año 1948 sobre la que tanta mistica existe hace que resulte puro engaño presentarla como una legislación positiva (en los países islámicos rige también la Declaración de los Derechos Humanos del Islam, basada en la Sharía, firmada por 50 países, que a su vez han firmado también la declaración de 1948, con la que es incompatible). > Carta de los Derechos Humanos del Islam .

10 – ARTÍCULO DÉCIMO El Islam es la religión indiscutible. No es lícito ejercer ningún tipo de coerción sobre el ser humano, ni aprovecharse de su pobreza o ignorancia, para llevarle a cambiarla por otra distinta, o al ateísmo.

La pax actual, la “pax de la ONU”, y, como es razonable, durará hasta la III Guerra Mundial: siete mil millones de personas, escasez de recursos energéticos, alimenticios, choque de las plataformas continentales, &c. No es descabellado, ni fatalista, ni “dramático” imaginarse que esto podrá acabar – y seguramente acabará – con otra guerra de alcance mundial

Existe una confusión a la hora de tratar con la idea de Guerra. La guerra es un producto de la civilización. Es una realidad antropológica circular, es privativa de los hombres que xige un grado notable de desarrollo político y sólo se da entre sociedades políticas. Una guerra supon armamento, desarrollo científico, tecnología, &c.Para intentar deshacer el embrollo y la confusión en la que nos vemos inmersos a la hora de tratar estas cuestiones acudiremos al libro de Gustavo Bueno, La vuelta a la caverna, terrorismo, guerra y globalización, publicado en 2004. Aquí, el profesor Bueno, distingue entre 5 Géneros de Guerra:

  1. GÉNERO 0= Guerras preestatales, entre tribus. “Protoguerras”. No son propiamente guerras sino más bien luchas avanzadas, más a la escala de peleas de bandas porque la guerra se sitúa a escala política
  2. GÉNERO 1= Situaciones de enfrentamiento de una sociedad estatal con otra, no-estatal, normalmente preestatal. De aquí viene precisamente el propio nombre de guerra. Por ejemplo, las guerras de las Galias. “En latín guerra es bellum. Pero el término actual es de origen germánico, war. Las legiones romanas infiltradas por los bárbaros decían war, que tenía un sentido eufemístico, humorístico. No era la guerra, sino la agarrada. Una pelea de tribus. Vamos al jaleo, que se decía en la guerra civil. Anda jaleo. Así se desdramatizaba. Pero, claro, era un jaleo muy real. Por eso en idiomas de zonas donde no ha habido un Estado no existe la palabra guerra. En los bables de Asturias no existe la palabra guerra. En un idioma preestatal no puede haber la palabra guerra porque no había Estado, luego no había guerra. Había agarradiellas.” Entrevista a Gustavo Bueno
  3. GÉNERO 2= No es el Estado el que ataca a las tribus sino las tribus o la sociedad no-estatal, pre-estatal, la que ataca al Estado.
  4. GÉNERO 3= Guerras entre Estados
  5. GÉNERO 4= Tipo especial: Guerras Civiles, guerras producidas dentro de un mismo Estado.

La confusión es la gran mayoría de las veces interesada; las llamadasGuerras Semínolas, que en la Historiografía Americana son tratadas como guerras,en realidad son labores de exterminio de los Indios; suponer que hay un ejército de indios de igual poderío que los colonos norteamericanos es de una generosidad notable… Esta serie de labores de exterminio no pueden considerarse guerra, con la salvedad de la I Guerra Semínola, en realidad, sí se puede interpretar como guerra, porque se trata de una disputa territorial entre el Imperio Británico y el Imperio Español.

La guerra tiene que ver con el criterio que impone la constitución-esencial del Estado, primero en forma de jefatura, de reino, de imperio,… La esencia del Estado es la conquista y defensa de un territorio frente a otro/s Estado. El criterio de la guerra es el criterio de la expansión territorial del Estado al convertirse en un Imperio, y es entonces cuando hay que ver si operan planteamientos depredadores o generadores. En este sentido, las guerras entre Estados suelen ser guerras territoriales.

El Terrorismo, como la guerra, es también circular: no hay terrorismo de animales ni genocidio de árboles

    Criterios para considerar el terrorismo:1) Desde el punto de vista de la parte activa el terrorismo no es anónimo. El objetivo es aterrorizar a otra parte. Tienen que estar firmados, y se debe saber qué fines tiene 2) Implica violencia, incluso sangre yo posibilidad de sangre 3) No es un acto puntual; tiene que tener una periodicidad imprevisible y aleatoria 4) Complicidad de la parte aterrorizada. Tiene que haber una efectiva aterrorización.

Formalmente, lo que sucede en Gaza no es guerra, no es un Estado independiente; en todo caso sería una guerra del Género 2. Tampoco es guerra civil…¿Es terrorismo? Tampoco. Es un grupo escindido de la autoridad palestina (Hamas) elegidos democraticamente. Así mismo, Hamas es una de las más fieles representaciones del Antiguo Régimen, como vemos en su Carta Fundacional:

Artículo 8) Alá es su meta, el Profeta es su modelo, el Corán su constitución: la Yihad es su senda, y la muerte por Alá es su más alto anhelo.

Artículo 11) El Movimiento de Resistencia Islámica considera que la tierra de Palestina es un Waqf islámico consagrado a las futuras generaciones musulmanas hasta el Día del Juicio. Ni ella, ni ninguna parte de ella, se puede dilapidar; ni a ella, ni a ninguna parte de ella, se puede renunciar. Ni un solo país árabe ni todos los países árabes, ni ningún rey o presidente, ni todos los reyes y presidentes, ni ninguna organización ni todas ellas, sean palestinas o árabes, tienen derecho a hacerlo. Palestina es un territorio Waqf islámico consagrado a las generaciones musulmanas hasta el Día del Juicio. Siendo esto así, ¿quién podría arrogarse el derecho de representar a las generaciones musulmanas hasta el Día del Juicio? Ésta es la ley que rige para la tierra de Palestina en la sharía (ley) islámica, e igualmente para todo territorio que los musulmanes hayan conquistado por la fuerza, porque en los tiempos de las conquistas (islámicas) los musulmanes consagraron aquellos territorios a las generaciones musulmanas hasta el Día del Juicio. Sucedió así: Cuando los jefes de los ejércitos islámicos conquistaron Siria e Iraq, mandaron consultar al Califa de los musulmanes, Omar bin-el-Khatab, acerca de la tierra conquistada: si debían repartirla entre los soldados, o dejarla a sus dueños, o qué. Luego de consultas y debates entre el Califa de los musulmanes, Omar bin-el-Khatab, y compañeros del Profeta, que Alá le bendiga y le dé la salvación, se decidió que la tierra debía dejarse a sus dueños, que podrían beneficiarse de sus frutos. En cuanto a la propiedad real de la tierra y a la tierra misma, debía ser consagrada a las generaciones musulmanas hasta el Día del Juicio. Quienes viven sobre la tierra sólo están ahí para beneficiarse de sus frutos. Este Waqf perdura mientras perduren la tierra y el cielo. Todo procedimiento que contradiga la sharía islámica, en lo que concierne a Palestina, es nulo y sin valor. “Es algo, sí, absolutamente cierto. ¡Glorifica, pues, el nombre de tu Señor, el Grandioso!” (C 56:95-96)

Artículo 13) Las iniciativas, y las llamadas soluciones pacíficas y conferencias internacionales, están en contradicción con los principios del Movimiento de Resistencia Islámica (…) Esas conferencias sólo son maneras de instalar a los infieles en la tierra de los musulmanes en calidad de árbitros. ¿Desde cuándo han hecho justicia los infieles a los creyentes? “Pero los judíos no estarán satisfechos de ti, ni los cristianos tampoco, mientras no sigas su religión. Di: La dirección de Alá es la dirección verdadera. Y ciertamente si sigues sus deseos, después del conocimiento que te ha sido dado, no tendrás protector ni defensor frente a Alá.” (C 2:120) No hay solución para la cuestión palestina si no es a través de la Yihad. Las iniciativas, las propuestas y las conferencias internacionales son todas una pérdida de tiempo y empresas vanas.

Desde luego, nos parece que estos tres artículos resumen con gran precisión la peligrosísima nematología que se encuentra detrás de Hamas. No es sencillo precisar por qué Hamás es o no es un grupo terrorista, y es “terrorismo” más bien la fórmula aceptada internacionalmente para referirse a este grupo faccioso que representa una de las más fieles pinturas de “la derecha de la ultraderecha”; sin embargo, no creemos que Israel, y nos referimos al gobierno de Israel y no a la masacrada y acosada población israelita de la franja de Gaza, esté “aterrorizado” por los teocráticos del Islam.

Una curiosidad de la carta de Hamás es el Artículo 25, en el que advierte no entregarse ni al Occidente Cruzado (vemos que, en efecto, siguen en la Edad Media de modo riguroso) ni al, detestado por el Islam, Oriente Comunista. Es llamativa, desde luego, la iniciativa de partidos de denominación “comunista” (aunque esconden un socialfascismo antisistema, simplemente), a favor de Hamás, con lemas tan irrisorios como “El pueblo unido Hamas será vencido”. Por otro lado, parecen olvidar los fundadores de este Movimiento de Resistencia Islámica que los misiles que lanzan contras Israel son misiles que China vende a Irán (y suponemos que la democracia islamofílica de Zapatero también participa en esto dada aquella noticia que apareció hace días)

La solución al embrollo es más clara de lo que en principio pueda parecer: es preferible para los ideológos confusionistas, felicistas, pacifistas, fundamentalistas democráticos y subvencionados por los gobiernos capitalistas, considerar a Hamás, sencillamente, terrorismo, sin más, sin ningún criterio para justificar tal cosa. ¿Por qué? De considerar a Hamás como el brazo actuante de Irán (uno de ellos), que lo es, la comunidad internacional debería actuar contra Mahmud Ahmadineyad y sus colegas.

Documentación interesante

  1. Carta fundacional de Hamas
  2. Derechos Humanos del Islam
  3. Sobre La vuelta a la caverna… de Gustavo Bueno

Anuncios
comentarios
  1. Sensaciones dice:

    La foto es brutal…

    El art. décimo que pones es impresionante: “El Islam es la religión indiscutible…” No sé cómo se puede firmar una Declaración con esa coerción brutal en todos los niños, por definición “pobres e ignorantes”…

    Me parece interesantísimo el último criterio para considerar el terrorismo:

    Complicidad de la parte aterrorizada. Tiene que haber una efectiva aterrorización.”

    Resulta muy actual y podría relacionarse, por cierto, con la moral: ¿debemos, como población, sucumbir a la acción terrorista en este sentido?, ¿debemos ser cómplices? Y mira que se suele destacar, bastante superficialmente… el hecho de que algunas personas “se derrumben” cuando se muestran controladas en la expresión de las emociones de dolor ante la desgracia personal o familiar, pero nada se dice sobre una sociedad que masivamente “se derrumba” con todas las consecuencias ante un ataque terrorista… Es un asunto que me parece muy importante, y cómo no conectarlo con la capacidad que tienen esos grupos de cambiar, incluso, a un gobierno de un estado por otro más acorde o sumiso a sus deseos…

    Todo lo que sigue es realmente muy interesante. Mira que todo el tema del confusionismo -casi parece de Confucio, pero no ;)- me retrotrae a la mentira, a la actitud aceptada de “hacer como si no lo viera”, para evitar encararse con la realidad. Realidad que, sin duda, es dura. Pero, ¿puede cambiarse la realidad sin conocerla?

    No sé, quizá todas las relaciones interestatales no sean más que “psicología” social, y tal vez no tenga sentido alguno tratar con la verdad posible. Quizá se trata de movilizar las “habilidades sociales maquiavélicas”, en las que nadie es amigo o enemigo, sino lo que quizá interese en un momento dado (que en general supone que “todos somos amigos, y buenos, y tolerantes…”, aunque luego las incoherencias presionen por todas partes…

    Y tal vez así sea mejor tener un tablero de juego confuso, en el que no se sabe, cara a la opinión pública, quién es quién y qué es qué.

    Yo creo que la verdad simplificaría demasiado las cosas, y entonces sobrarían tantos cuentistas…

    Un post necesario…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s