Perpleja

Publicado: 20 diciembre 2009 en General

Un ingeniero informático y presuntamente ateo que se dedica a la decoración de interiores explica en la barra de un bar cómo la Naturaleza obra milagros a veces (el Hombre y la creación espontánea) y llama estúpido a Darwin; me explica que los filósofos son ingenieros de las ideas y Adriá arquitecto de la alimentación … ¡Haílos que se creen que su profesión es la única!

Según me cuentan en El Mundo un todopoderoso Wyoming manipula a su antojo las idas de olla de desequilibrados varios y es el único culpable de la agresión de un tal Germán (Tersch) que trabaja en una tal intereconomía (es obvio que la culpa de todo la tiene Wyoming y no el que le dió un patadón al intereconomista, en principio por decir en voz alta lo que pensamos muchos, igual que es obvio que, como canta el gallo,sale el sol… post hoc ergo propter hoc).

Por lo visto, la falacia esta es reina y señora de las apuestas: también es obvio que, como un año ya pasado hubo gotafría en no sé dónde y tocó no sé qué número, y este año hubo gotafría en ese “no sé dónde”, tocará ese “no sé qué número”. Obvio… o, ¿acaso alguien se atreve a dudarlo? Habrá que comprar el décimo por si acaso, porque “las meigas no existen pero haberlas, haílas”. Y, por cierto, la gente sigue comprando lotería de Navidad,  que es carísima y nunca toca (y eso te lo digo yo, que nunca me tocó nada)…y eso que hay crisis, y no es una crisis cualquiera, ¡eh! ¡que ya vamos camino de los cinco millones de parados! Aun no sé por qué cuándo voy al súper tengo que esperar media hora de colas.
Será que el súper de mi barrio es un súper de ricos, pero nunca ví por ahí a Tita Thyssen. Supongo que no tiene tiempo de ir a comprar arroz ahora que está desheredando a su hijo Borja porque su nuera es una secta en sí misma… Ese asunto me tiene perpleja, y no sólo porque salga en el telediario de las tres de Telecinco como si nos importase lo más mínimo (ya les vale… no vamos a ver ni un duro de esos 900.000.000 – de euros – y nos lo restriegan hasta en informativos “serios”), sino porque creía que eso en España no se podía hacer (me explico: en España siempre hay “la legítima”, que es el 14%, y el 14% de novecientos millones es un buen pellizco – ni la Lotería – y como Tita Thyssen Cervera es española aunque la herencia del Barón Thyssen esté según las leyes británicas cuando ella se muera su hijo se quedará con el 14% al menos, ¿no?). Pero oye, Borja Thyssen, ¿de verdad que con 30000 euros no llegas a fin de mes y que los 5 millones que recibes cada 5 años no te dan para nada?
La aristocracia y la nobleza están desbocadas. La infanta Elena -católica, apostólica y romana -se nos divorció de Marichalar (nadie sabe por qué, pero los malpensados intuimos cosas que dicen las malas lenguas…) y con todo su morro y su hipocresía va a pedir la nulidad (eso dice Peñafiel, que es omnisciente). Primero se erigen como modelo de la familia cristiana ideal y luego se divorcian; para colmo, no dan explicaciones detalladas al pueblo, que somos cotillas por derecho propio: los mantenemos. En una democracia parlamentaria irrisoria el Rey es el jefe de estado, y no porque le voten, sino por herencia (divina…) y todavía tienen la cara dura de reclamar intimidad, que la prensa no les siga  que quieren vida privada. ¿Vida privada? ¡Ja! Esta bendita por la gracia de Dios, la Constitución santísima, sí que me tiene PERPLEJA… Y cito de iDerecho:

La Constitución, esa perla:

I.-

Artículo 56.
1.    El Rey es el Jefe del Estado […]

Artículo 23.
1. Los ciudadanos tienen el derecho a participar en los asuntos públicos directamente o por medio de representantes, libremente elegidos en elecciones periódicas por sufragio universal.
2. Asimismo, tienen derecho a acceder en condiciones de igualdad a las funciones y cargos públicos, con los requisitos que señalen las Leyes.

II.-

Artículo 57.
1. La Corona de España es hereditaria en los sucesores de S. M. Don Juan Carlos I de Borbón, legítimo heredero de la dinastía histórica.

Artículo 14.
Los españoles son iguales ante la Ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.

III.-

Artículo 56.

3. La persona del Rey es inviolable y no está sujeta a responsabilidad

Y en este santo país hay referendums que no son referendums porque no valen para nada, dirigidos además a destrozar España (si votó menos del 18% es porque sólo madrugaron para “opinar-votar” los independentistas, y todos sabemos lo que opinan, no porque el 89% de los catalanes sean independentistas… a parte, a ver quién se atreve a meterse en una jauría de lobos  que agitan papeles que ponen SÍ con un papel que pone NO).

Y hablando de destrozar España, fue divertida la polémica en la tele hoy sobre la prohibición de las corridas de todos (y no de la corrida de todo, que según Aramis Fuster, gran ilustrada, es muy buena para el acné y se prohibió su uso cosmético porque tal milagro de la naturaleza – a la altura prácticamente de la creación espontánea y milagrosa de la que se hacen eco algunos creacionistas de mala fe, algunos Testigos de Jehová que siempre pican a la puerta cuando estás durmiendo la mañana el domingo o algún chiflado – era seria competencia desleal a las demás casas cosméticas que hacen potingues antiacné que no valen para nada). Yo veo que a la mayoría de esos animalistas les chirría mucho más eso de “fiesta nacional” que el dolor físico del toro, porque hay unas fiestas en Tarragona en la que se le ponen antorchas en los cuernos al bicho y se le estresa a tope (¡adrenalina! ¡ a ver si se estresa más aun, y me embiste, y me mata!) y esa fiesta no les molesta en absoluto, no es cruel… es más, es “identitaria”. ¡Manda huevos! Jordi – el que presenta la Noria (Telecinco sí que es una perla… de Berlusconi tenía que ser) – dirá que estoy crispando con esta opinión. Mira, Jordi, y perdone que te tutee: si tu opinas lo que te da la gana y nunca jamás te vi argumentar nada, yo opino lo que me de la gana de las corridas de toros porque sí que hay razones para pensar lo que muchos pensamos (que no chirría el dolor del toro, sino lo de fiesta “nacional”; y ni he ido en mi vida a una corrida de toros ni me gustan, pero el fútbol tampoco me gusta y no pretendo prohibirlo) “¿Me entiendes?” Y oye, yopormihijamato  (así, todo junto), tu operación ha sido tan, tan, tan natural que yo te veo igual ¿?
Estoy irritada y con razón. Ayer me informé a fondo sobre la nueva ley antitabaco, según la cual yo ya no puedo fumar en un lugar público y cerrado (y para eso, hace cuatro años, algunos hosteleros se gastaron sus 9000€ – que con la crisis, que ya había empezado, y lo poco que vende la hostelería últimamente es una pasta).

Si el tabaco es tan sumamente malo, que lo dudo, que lo prohíban YA en vez de lucrarse con impuestos. Por otro lado, es curioso que una persona mayor de 16 años (en Asturias y algún otro sitio) pueda comprar una droga muy concreta libremente en cualquier bar y consumirla en la cantidad que le de la gana (en Holanda no puedes comprar toda la marihuana que quieras, así que no comparemos), pero una persona adulta, madura, en pleno uso de sus facultades, no pueda fumar un cigarro con su café en una “pecera” habilitada para fumadores en una cafería. No pueden prohibirnos todo lo que es malo para nuestra salud porque ¡ay! han legalizado el aborto, que es malísimo para la salud, invasivo, peligroso… y porque ¡ay! el alcohol es perfectamente legal y yo puedo ir borracha como una cuba y nadie me va a multar ni a llevarme presa… y digo yo que tomarse 15 vodcas o 20 cervezas será peor que fumar 5, 10 o 20 cigarrillos (como fumadora, el tabaco podría llegar a dañarme – ojo con el matiz “podría” – la boca y los pulmones, pero como alcóholica me dañaría a buen seguro, para empezar, lo más importante en esta vida, las neuronas, además del hígado, de los riñones… me condenaría socialmente, estropearía seriamente todas mis relaciones afectivas, familiares, sexuales, perdería el dominio de mis facultades &c.). Y que conste que ser totalmente abstemio me parece una chorrada – Paz Padilla, que cada cual puede elegir libremente si asi se siente mejor consigo mismo, pero que no te va a hacer alcanzar la inmortalidad – pero apoyar el consumo de alcohol descardamente y tener ese grado de tolerancia social tan alto y luego despreciar al alcóholico me parece de una hipocresía asquerosa. Asquerosa y vergonzosa

Estoy perpleja y enfadada porque no van a dejarme fumar en un bar, que de público no tiene nada, y este post es la viva imagen de mi aturdimiento, de mi hastío total y absoluto y de la confisión y desorden mental que los medios de comunicación me están causando…Post hoc ergo propter hoc, la falacia favorita del periodismo serio (con recochineo para tí, Gemio) ¡pero nunca os olvideís del ad hominen! Siempre es fácil de usar . EN FIN, QUE ME HE DESPACHAO AGUSTO

Anuncios
comentarios
  1. Javi Miruiz dice:

    Hola, no estoy seguro de cómo he llegado hasta ti, no está mal lo que expones salvo una cosa, lo referente a German Tersch. Yo niego la existencia del espíritu y me suda la polla la gente que se imagina que existe otra vida, pero no me ha gustado nada lo que dices de German Tersch. Me encanta escucharle todas las noches, me gusta lo que dice, me gusta su soliloquio y me entanta que mandara a tomar por culo a los pijofachas de El País. Aprende a atacar con argumentos, y sobre postulados concretos no ad hominen. El Gran Wyoming es un lameculos de los gobiernos retroprogres que le pagan bien. Te repito, los pijo progres como éste lanzan a sus camisas grises contra los que opinan distinto a las consignas del Partido, exactamente igual que hacía el partido Nazi. Porque por culpa de gente como él, que escupen mierda sobre los que opinan diferente, me he quedado sin escuchar a un periodista fantástico. Cuídate

    • beatrizacha dice:

      Wyoming puede lamer lo que quiera, como todos. Yo no estoy de acuerdo con él en casi nada, y, además, me cae fatal. De hecho, a mi casa “no llega la Sexta”. Lo que quiero decir no es que Wyoming sea un santo y que lo que hizo con los vídeos famosos – que yo ni vi ni me interesan lo más mínimo – esté bien (aunque hay que recordar que es un programa de humor, del malo, pero de humor; vamos, quien no sepa que eso es un montaje es que es subnormal profundo). Lo que digo es que la culpa de que a Tersch le agrediesen es del agresor, no de Wyoming (por muy mal que a mi me caiga, por muy cutres que sean sus vídeos o por mucho que crispe al que quiera crisparse…). Vamos a poner un ejemplo: Losantos es un señor bastante crítico y que, por lo demás, es coherente, listo, &c. Si yo escucho a Losantos y me crispa lo que dice (que palabra tan graciosa esa de “crispar”) contra Gallardón y yo voy a darle una patada en la espalda al alcalde de Madrid la culpa es MÍA y no de Losantos.
      A Tersch lo he escuchado muy poco, porque intereconomía “tampoco llega a mi casa”. Me da igual lo que diga porque eso no cambia el hecho de que su agresor sea un bruto impresentable y que le agredan por opinar – respecto a AlQaeda al menos – lo que opinamos MUCHOS, entre los que me cuento. Otra cosa es que yo no sea liberal como él, pero no voy a quemarle el coche por mucho que me inciten los de la Sexta (que tampoco es eso… que son, simplemente, una pandilla de panfleteros, y que son afines a un partido político del mismo modo que intereconomía lo es a otro).
      A todo esto, que Esperanza Aguirre debería de callarse y no culpar al Wyoming de lo que hizo OTRO… Debería pedir disculpas, de hecho. Seguramente deteste al “humorista”. ¿Y? Él no fue a darle la patada a ese señor que escribe su nombre en inglés – lo cual recnozco que me irrita mucho – entonces, él no tiene la culpa. Y ya está. Si Tersch es buen periodista nadie lo discute.
      Cuidate

    • beatrizacha dice:

      Y por cierto, no sé a qué te refieres con lo de la vida espiritual y la creencia en otra vida…

  2. domovilu dice:

    Me llamó la atención tu denuncia sobre el Rey. Vista desde afuera, la Corona es de las pocas instituciones que en estos momentos mantienen a España cohesionada. No es por amor al rey que haya que apoyarlo, sino por un sentido práctico utilitario de que en estos momentos es una institución necesaria. Por lo menos hasta que España encuentre otros puntos mejores en que fundar su sentimiento de unidad.

    Sobre los toros, coincido contigo plenamente: a mí tampoco me gusta el toreo, pero no me parece que nada se solucione prohibiéndoselo a los que sí disfrutan de tal “deporte”. Si acaso, lo ideal sería que a la propia gente le deje de gustar por cuenta propia, y que simplemente dejen de ir, y el día que ya no sea negocio, nadie los va a torear más.

    • Beatriz dice:

      Suponiendo que el Rey realmente mantenga a España cohesionada (es mucho decir que esté cohesionada) tampoco sería motivo suficiente para incorporarlo; además, precisamente un Borbón, no parece el mejor eslabón de unidad dentro de la patria… No sé. Habríamos de discutirlo!
      (Por cierto, lo que también creo es que el toreo es un derroche económico; no digo que no, no… Jovellanos no andaba muy desencaminado, lo que pasa es que tiene unas características religiosas – de númen – que es necesario tener en cuenta también)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s