La Unión Europea como Imperio Depredador, frente a Habermas

Publicado: 22 diciembre 2011 en Opinión, Política
Etiquetas:, , ,

Este texto se escribió en 2007; creo que, como “visionaria”, he acertado en algo.

Ref:                   Habermas: El Occidente escindido, Ed. Trotta

EL 15 DE FEREBRO, o lo que une a los europeos

(Análisis firmado en común por J. Derridá y Jürgen Habermas)

Según ambos firmantes se hace urgente una transformación efectiva del derecho internacional y sus instituciones, concretamente, la ONU, fuera de todo eurocentrismo aplicando una praxis nueva y una distribución distinta de los poderes estatales dentro de la Tradición Neokantiana.

¿Qué dice Habermas? Partamos de una distinción preliminar: la diferencia estratégica de justificación de la Europa Continental (de tradición cosmopolitista kantiana) y la de las potencias anglosajonas (de tradición nacionalista liberal de Stuart Mill); a partir de esto, contemplemos la escisión europea.Habermas afirma que la esfera pública europea nació el día en el que Aznar invitó a los países partidarios de la guerra en Europa a manifestar su leadtad a la administración Bush a espaldas del resto de la Unión Europea, el 15 de Febrero de 2003, cuando, simultáneamente, se celebraron multitudinarias manifestaciones en Londes, Roma, Madrid, Barcelona, Belín y París que no lograron frenar la operación logística del despliegue militar. No sólo se actuó al margen de la Unión Europea sino, y ahí estriba la mayor gravedad, al margen de la opinión, manipulada o no, de los votantes y la ciudadanía, haciendo que los europeos se concienciaran del tremendo fracaso de su política exterior común, para lo cual se dotó en la Constitución Europea (ya votada, aun no cuando Habermas escribe) de un ministro europeo de asuntos exteriores (por cierto, que no sirvió de nada). Política ésta que habría de ser comunitaria en materias de exterior, seguridad y defensa, surgiendo de ahí – deseo de Habermas – una “fuerza de atracción” de la que ninguna nación miembro podría sustraerse porque no puede haber separatismos (por el propio interés ya de los países). Para empezar, tengamos en cuenta que Habermas considera que la guerra de Irak fue ilegal, el despliegue armamentístico fue ilegítimo: primero, porque la situación no justificaba la apelación al derecho de legítima defensa contra un ataque inminente o actual; segundo, porque no había tal resolución del Consejo de Seguridad que autorizase la intervención . Y una guerra, según Habermas, si es ilegal, entonces es ilegítima, independientemente de que la intención que se pretende conseguir con el éxito traducido en victoria sea normativamente deseable: es legítima la lucha contra el terrorismo para garantizar los derechos civiles garantizados por las Constituciones Occidentales, y esto se conseguiría mediante la actuación de redes internacionales, servicios secretos, rastreo de conexiones logísticas, &c. pero no mediante una guerra contra una Nación efectiva, ya que el terrorismo islámico ejerce una violencia no-estatal (¿o debería Habermas replantearse tal consideración y decir interestatal e imperialista?)

El problema es que Europa, la Unión Europea (no la unidad geográfica), no será una suerte de “Estado Federal” plurinacional, sino un Imperio depredador constituído frente a la Unión Soviética y frente a Estados Unidos, en torno al eje Franco-alemán, que cobra realidad efectiva. Pero las Naciones Históricas que lo forman se han unido en la U.E. bajo circunstancias muy diferentes a las que propiciaron la formación de EEUU (que no fue un “cúmulo” de naciones históricas); además, es necesario tener en cuenta, frente a todo idealismo, la incompatibilidad histórica de antiguas superpotencias imperiales y enemigas y la incompatibilidad lingüística de Europa. Europa no es una circunscripción política con antecedentes reales sino una región geográfica cuya coalición responde a fines prácticos ligados a la ONU, a un enriquecimiento económico,&c. pero no a aspiraciones “fraternales” y revolucionarias, por no hablar de extravangantes sugerencias de expandir ese imperio depredador hacia Naciones constituidas – y enemigas de las actualmente conformadoras de la UE – que ya nada tienen que ver con el pretendido marco idealista neokantiano de La paz perpétua y la Europa de los pueblos y Naciones (añadiríamos la dificultad de la indefinición de “pueblo” y “nación” en esta fórmula tan usada). No es sino una forma de intento de enfrentamiento contra el Imperio Estadounidense; enfrentamiento que se da por victorioso, tanto bélicamente como económicamente (el hecho de que el valor del € se sitúe por encima del valor del $ es motivo de autocomplacencia y exaltación tanto por los políticos de turno como por los medios de comunicación que, evidentemente, dependen de los anteriores), de modo que existiría una dialéctica de Estados – conflictiva – tanto en la intimidad de la UE como una dialéctica de Imperios – violenta – dada ahora a escala de sus relaciones con EEUU.

Que Habermas defiende la formación de un futuro Imperio Europeo (eso sí, con un valor normativo-moral “mejor”, desde sus presupuestos, que EEUU) es evidente cuando dice: «A nivel internacional y en el marco de la ONU, Europa debe poner su peso en la balanza para equilibrar el unilateralismo hegemónico de Estados Unidos» (Habermas, Ibid.p.48), y sin embargo reconoce que «la política de una ulterior amplicación de la UE choca hoy con los límites de los medios de gestión administrativa» . Son los cuidadanos los que deben manifestar su deseo de un espacio de libre competencia y una voluntad común una vez agotado el angosto proyecto de espacio euro económico y monetario. Así debe configurarse una «identidad europea», que haga ser conscientes de un «destino político común» (no dice cuál) para impedir que las «minorías derrotadas» obstruyan la voluntad de la mayoría (¿qué minorías han sido derrotadas y dónde?), considerando a los ciudadanos de otra nación de la UE como “uno de los nuestros” (se podría percibir una concepción particularista que evitaremos considerar).

Habermas da por supuesto una futura relación pacífica y armoniosa entre las naciones de todo Occidente, es decir, entre el Imperio Europeo y el Imperio Norteamericano, Canadá o Australia basándose en la racionalidad natural del Ser Humano , en un supuesto perfil espiritual que – a nuestro juicio y a ojos de la Historia – es “mucho suponer” porque ¿por qué iba a llevar la racionalidad del animal humano a la paz definitiva y a la alianza fraternal si es precisamente esa racionalidad la que, en un impulso o bien de defensa – normalmente preventiva – o bien de obtención de beneficios, da pie a una guerra, (da igual si por petróleo o por plátanos) y si toda la Historia Universal narra guerras y larguísimos conflictos con tal excelencia geoestratégica que sería necedad dudar de la capacidad racional de los individios que las llevaron a cabo? La guerra implica una planificación exhaustiva de los objetivos. Sería una absurdo y necio dudar de los méritos como estratega de Carlo Magno, si bien la violencia visceral o “pasional” ya no tiene un componente deliberativo (utilizando el lenguaje de Habermas), pero desde luego la guerra sí consta de tal deliberación. Aunque cuenta con la realidad de facto de la conciencia nacional (lenguas, literatura e historia) juzga como negativo, excluyente y exagüe el nacionalismo mientras que no implique un reconocimiento y admiración de las diferencias, que sería un rasgo a buscar en tal identidad común. Esa identidad nacería a la luz de la esfera pública como algo ya “construído”, siendo arbitrario sólo si fuese un constructo voluntarista, pero no una voluntad éticopolítica que se hace valer en la hermeneútica de los procesos de autocomprensión. Discrimina como formadoras de identidad, así, a las experiencias históricas de cada Nación Política particular

La UE es una forma de gobernar más allá del Estado Nacional, el cual tendría que relegarse a una posición defensiva (o puede que ni eso) y ceder su soberanía a Alemania, y un modelo para el mundo como Estados de Bienestar que “domestican” el capitalismo sin renunciar ni al libre mercado ni a la justicia social. Esto se debería a la sensibilidad y preferencia por la Ilustración (caracterización de signo claramente maniqueo), por una actitud optimista con respecto a los progresos técnicos, un orden internacional multilateral y regulado jurídicamente que se asocia a una política interior en el marco de una ONU reformada: es digno de celebrar la caída de Sadam pero no la vulneración del derecho internacional que ha supuesto la guerra de Irak. Como ilustrados que son los europeístas se contempla con recelo la injerencia entre política y religión en una sociedad secularizada en la que existe una “privatización de la fe” (la religión – y esto es algo que a menudo se olvida – no es algo íntimo y privado sino que trasciende a todos los ámbitos de la vida del individuo y a todas sus decisiones y por tanto ni es privado ni debe pretenderse que lo sea, es más, ni siquiera es posible, y aun menos cuando los templos son bien visibles y físicos), además, tal privatización de la fe traería consigo una invasión de creyentes vergonzantes (pero creyentes) cuyos actos, decisiones, &c. se mantendrían en el secreto, pero seguirían afectándonos a los demás, pero, ahora sí, sin posibilidad alguna de intervenir. La valoración política de las ideologías en competencia y la modernización capitalista «fomenta dudas» o «sensibilidad de los ciudadnos hacia las paradojas del progreso». Por otro lado, y en esta línea de pensamiento armonista, la ciudadanía pretende limitar al ejército estatal, restringirlo en sus funciones a escala global de los márgenes de acción soberana. Este abandono del eurocentrismo alimenta una esperanza kantiana para una política interior mundial.

También puedes ver:

Zafarrancho, Programa 12: “Contra Europa”

Listado de artículos sobre la UE en Izquierda Hispánica

España y la lengua española y su disolución en Europa

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s