Reinsertados

Publicado: 21 marzo 2009 en General

En un país donde policía, criminólogos, jueces, fiscales, abogados, y demás, INTERPRETAN  el silencio del detenido más bien como una prueba incriminatoria (si guardo silencio, otorgo, al más puro estilo del refranero, renuncio a “defenderme” de las insinuaciones que hace el madero que me interroga, aunque ese silencio vaya seguido del “quiero un abogado”) lo más rentable, desde luego, es mentir; Miguel Carcaño lo sabe muy bien, y además es un individuo de conducta ejemplar y virtuosa desde un principio (asesinar a su ex novia y amiga) hasta un final (marear la perdiz magistrarlmente con cambios constantes en sus versiones dignas de teleserie del relato de los hechos ocasionando unos millonarios gastos en la búsqueda de Marta del Castillo). Por esa conducta ejemplar, es, no sólo reinsertable, sino incluso, una víctima. Seguro que ahora su padre era un alcóholico maltratador – como contó aquel memo de Barcelona que gustaba de apalear jovencitas inmigrantes en el metro – y su madre una puta. ¡Pobre angelito! Esto empieza a parecerse a una escena de Funny Games.

Leer el resto de esta entrada »

Anuncios

Algo de Humor “filosófico”

Publicado: 15 febrero 2009 en General

Vídeo de Monty Piton, Humor gráfico, chistes…

Especial Febrero en exámenes

El otro día Platón y un ornitorrinco se fueron a un bar. El camarero le dirigió una mirada interrogante al filósofo y Platón dijo: “¿Qué quiere que le diga? En la caverna tenía mejor aspecto”.

Leer el resto de esta entrada »

¡Dios salve la razón!

Publicado: 10 febrero 2009 en General

No tenía yo demasiada esperanza en encontrar este texto en internet – o al menos, de forma legal – hasta dentro de diez o veinte años; el caso es que insistí en su recomendación (hasta el agotamiento de muchos) y sólo disponía del texto fotocopiado (por el propio autor). Al grano: que en El Catoblepas han colgado el texto íntegro, y que merece la pena leerlo. Así que aquí me quedo esperando vuestros comentarios al respecto.

Lee ¡Dios salve la Razón! aquí

Documentación sobre ¡Dios salve la razón!


Gustavo Bueno, ¡Dios salve la Razón!

§1. De qué Idea de Razón y de qué Idea de Dios hablamos
I. Sobre la Idea de Razón de la que hablamos en el comentario a la lección de Regensbur
A) Materia / Forma
B) Términos / Relaciones
C) Todo / Parte
II. Sobre la Idea de Dios de la que hablamos en el comentario a la lección magistral
de Benedicto XVI

§2. ¿Qué tiene que ver Dios con la Razón y qué tiene que ver la Razón con Dios?
I. ¿Qué tiene que ver la Razón con Dios?
II. Y, ¿qué tiene que ver Dios con la Razón?

§3. En qué sentido puede decirse que el Dios del Catolicismo salva a la Razón de la superstición, del delirio mitológico, del escepticismo o del fanatismo, 82
A. El Dios de los cristianos y su papel salvador de los extravíos de la razón
por los cauces de la superstición
B. El Dios cristiano y su papel salvífico de los extravíos de la razón
por la acción del «delirio gnóstico»
C. El Dios católico y su papel salvífico de los extravíos de la razón
por los caminos del nihilismo
D. El Dios católico y su capacidad salvadora de los extravíos de la razón
por la acción del fundamentalismo y del dogmatismo

Sobre el arte moderno

Publicado: 5 febrero 2009 en Opinión

¿Es arte todo lo que se coloca en los museos?
Después de la II Guerra Mundial, según este magnífico vídeo, y con el fin de desacreditar el realismo y el contenido sociopolítico del arte soviético, el Imperio realmente existente (ahora) puso en marcha su peculiar maquinaria artística… Vamos a verlo:

Video integrado


Gracias, Aroa, por mostrarme esta joya

Publicado con El navegador Flock

Etiquetas: , ,

De los trabajos

Publicado: 31 enero 2009 en General

Una pregunta, queridos lectores:
¿Por qué al final de tantos trabajos temáticos – por ejemplo, sobre la Estética de Platón – normalmente el “trabajeador” da su opinión personal si realmente está exponiéndola durante todo el ensayo (muchas veces no puede elevarse a tal categoría)?
No puede ser de otra manera:
a) o das tu opinión durante todo el trabajo y ahí está, implícita
b) o si no la das es porque no hay opinión que valga, i.e., poco pinta al final
Pregunta lanzada. Esperando respuesta

En el LIBRO IV  de la Metafísica se trata la unidad del Ser como condición de posibilidad de la Ciencia del Ser en cuanto Ser, que se “soluciona” en el Libro VII cuando, en el final de la problemática de la pluralidad del Ser, se dice que las significaciones de “Ser” remiten a una unidad, en tanto unidad de la esencia.

El problema de la pluralidad se trata en el LIBRO VII también, y pirmero en el LIBRO VI; en el Libro VI se distingue “Ser por sí”/”Ser por accidente” y en el Libro VII se introducen las categorías y de ahí se deriva toda aquella problemática de la Ontología relacionada con la Filosofía del Lenguaje (Aubenque: El problema del Ser en Aristóteles)

Del Acto y Potencia de éstas categorías (introducidas en el Libro VII) se habla en el Libro IX y, al introducir la noción de “movimiento”, sale a colación la inmovilidad divina y el Acto puro, que, a su vez, se trata en el Libro XII.

YO veo continuidad en el Libro IV, VI, VII, VIII, X Y XII.  Vamos, que Giovanni Reale no me parece un descerebrado. Teniendo en cuenta que el Libro II y el XII son discutidos en cuanto a su autenticidad y que el Libro V es un glosario de términos bien necesario (cuya autenticidad, dicho sea de paso, también se pone en duda), no tiene mayor importancia que saltemos algún libro.

Todo cuadra y todo encaja a pesar de:

– que el estilo estético cambie, porque hemos quedado en que la Metafísica son notas recopiladas de Aristóteles a lo largo de su vida, y a lo largo de nuestra vida todos cambiamos nuestra estilística literaria

– el orden de los libros PUDIERA NO SER (o sí, porque no se sabe, insisto) el mismo que Aristóteles dió. ¿Qué más da si son notas para sus clases “avanzadas” del Liceo – según Aubenque – y, por tanto, el orden importa más bien poco?

YO sí veo sistematicidad. Visto lo visto y leída (puede que mal, vale) la Metafísica yo veo una temeridad advertir que Arsitóteles NO es sistemático y que su mérito reside en “la problemática que plantea y que nunca soluciona” (Aquí entraríamos en el plano de la intención, y me parece mucho decir pues, sin leerle la mente al Estagirita, poco segura es tal afirmación) Vamos, como que ya me parece demasiado arriesgado sostener que el Dios-Acto Puro- Primer Motor no es “trascendente” ¿Trascendente a qué?

¿Cómo es un “Dios no trascendente”?

¿No hay unidad? Yo la veo… bien unida y bien clarita. (Y repito, independientemente del desconocido, e imposible de conocer sin una buena máquina del tiempo, orden “original” que además, importa poco o nada)

¿No hay Sistema? ¿Qué malogra exactamente la sistematicidad?

Y la pregunta del millón: ¿es forma adecuada de dar clase y enseñar la Metafísica de Aristóteles enseñar de forma talibánica (o talmúdica, según el gusto de cada cual, porque es lo mismo) un libro – entre tanto – de Aubenque sin mostrar con suficiente justicia otras interpretaciones de capital importancia, como la de Reale, la de Jaeger o las despreciadas “visiones teologizantes”?


“Tema sensible”: este ensayo puede ser malinterpretado o servir a intereses completamente ajenos a los que yo no serviré.


Safe Creative #0901192432887
Con objeto de evitar tergiversaciones interesadas, citas fuera de contexto o usos ilícitos en general, el ensayo se encuentra protegido con licencia Save Creative-Todos los derechos reservados.

Éste podrá, eso sí, usarse con permiso y revisión previa de lo publicado.

1. CONSIDERACIONES PREVIAS
Se hace evidente la necesidad de observar previamente al comienzo del ensayo la importancia mayúscula de las nuevas realidades tecnológicas que nos ponen frente a una investigación minuciosa acerca del origen de la vida en el útero materno, entre otras cosas, gracias a la investigación en laboratorios y a la experiencia ­ experiencia ésta de gran relevancia ­ en las nuevas y extendidas clínicas de fecundación in vitro; es necesario, pues, un planteamiento filosófico acerca del estatuto gnoseológico y ontológico [1] de la realidad científica del presente. También entrando en discusión acerca del estatuto de los anticonceptivos hormonales pre­coitales, como la ya famosa “píldora”, el parche o el anillo anticonceptivo; entran en esta misma discusión los métodos barrera y los métodos de anticoncepción natural. Pero la parte más importante de la discusión, creemos, debe centrarse en productos sociales ­ o “necesidades” ­ como la píldora del día después o píldora de urgencia, puesta frente al estatuto ontológico del producto temprano de la fecundación, o el aborto provocado, tema principal de este ensayo, y las posiciones e intereses políticos que lo justifican o lo censuran. Leer el resto de esta entrada »