Posts etiquetados ‘materialismo’

(Breve y pendiente de ampliación)

Parece que unir en la misma frase “feminismo” e “islam” es imposible y delirante, y teniendo en cuenta el verdadero islam, es decir, el efectivamente existente sobre la realidad (y no las iluminaciones o fantasias de algún deista de nación árabe) ,  es una extravagancia.

El asunto es mas fácil de lo que parece:

1) es cosa de conversas occidentales que obviamente no ven aceptable el verdadero islam y las condiciones a las que somete tal religión a las féminas; y

2) solo se puede entender este disparate cuando vemos que en realidad no hay ni islam ni feminismo. Se despoja de todos los elementos materiales al islam y se mantienen una serie de contenidos formales a los que llaman islam por no llamar de cualquier otra forma.

Crean así una suerte de religión a la carta para mujeres, en la que no hay pecado y todo queda entre ellas y Allah y, mediante sesudos argumentos filológicos y traducciones rebuscadas, se elimina ese indeseable elemento de misogia absoluta (del hiyab al abayah, nikab y burkas) .

Esto se hace negando el peso de la tradición como parte constitutiva (frente a la importancia que el verdadero islam da a la Sunna, las tibias destacan las contradicciones entre esta y el Corán, como si en el Corán no hubiese contradicción internamente), sea la tradición la desarrollada en los hadices o la propia de los países mahometanos y su Sharía.

Además, las traducciones que hacen de su libro sagrado son capciosas, rebuscadas y poco logicas. Tener que re-traducir el Corán cada día lo único que me sugiere es una incompetencia total de las autoridades del islam

No es que en el Sura hable de pegar a la mujer, es que yo tengo la mirada sucia y no se leer. Que vergüenza.

Anuncios


“Tema sensible”: este ensayo puede ser malinterpretado o servir a intereses completamente ajenos a los que yo no serviré.


Safe Creative #0901192432887
Con objeto de evitar tergiversaciones interesadas, citas fuera de contexto o usos ilícitos en general, el ensayo se encuentra protegido con licencia Save Creative-Todos los derechos reservados.

Éste podrá, eso sí, usarse con permiso y revisión previa de lo publicado.

1. CONSIDERACIONES PREVIAS
Se hace evidente la necesidad de observar previamente al comienzo del ensayo la importancia mayúscula de las nuevas realidades tecnológicas que nos ponen frente a una investigación minuciosa acerca del origen de la vida en el útero materno, entre otras cosas, gracias a la investigación en laboratorios y a la experiencia ­ experiencia ésta de gran relevancia ­ en las nuevas y extendidas clínicas de fecundación in vitro; es necesario, pues, un planteamiento filosófico acerca del estatuto gnoseológico y ontológico [1] de la realidad científica del presente. También entrando en discusión acerca del estatuto de los anticonceptivos hormonales pre­coitales, como la ya famosa “píldora”, el parche o el anillo anticonceptivo; entran en esta misma discusión los métodos barrera y los métodos de anticoncepción natural. Pero la parte más importante de la discusión, creemos, debe centrarse en productos sociales ­ o “necesidades” ­ como la píldora del día después o píldora de urgencia, puesta frente al estatuto ontológico del producto temprano de la fecundación, o el aborto provocado, tema principal de este ensayo, y las posiciones e intereses políticos que lo justifican o lo censuran. (más…)

darwin_day

El 12 de febrero de 2009 se celebrará el bicentenario del nacimiento de Darwin, el celebérrimo autor de El origen de las especies y descubridor de la teoría de la Evolución Biológica, la cual se ocupa principalmente de tres materias: El hecho de la evolución – el cambio de las especies del presente con respecto a sus antepasados comunes -, la historia de la evolución, que narra las relaciones de tales parentescos y la causa de la evolución de dichos organismos. Las evidencias a favor del que los animales actuales son descendientes modificados de antepasados comunes son fortalecidas con cada nuevo hallazgo científico, tratándose de una tesis sólida cuya puesta en duda no se entendería sin darse cuenta primeramente de la ideología dominante en los tres países donde la evidencia evolutiva es tomada por un gran porcentaje de la población como falsa, a saber, Turquía (sólo un 20% de la población se decide a favor de la teoría de la evolución en un país clarísimamente influenciado por su confesión religiosa islámica), EEUU (donde la polémica es célebre ya desde principios de siglo imponiéndose progresivamente las tres generaciones de Creacionismo y donde un 50% de la población se encuentra convencida acerca de la veracidad del Diseño Inteligente) y Letonia (existe un 40% de ciudadanos que toman en cuenta a Darwin, pero un 25% continúa negando la fiabilidad de tal tesis). A pesar de que las pruebas se decantan en pro de la teoría evolutiva siguen existiendo grupos que la niegan, siempre influenciados por la religión o por el fundamentalismo político marxiano. Sin embargo, y en palabras del biólogo Dobzhansky, “es casi imposible hacer biología al margen de las explicaciones evolucionistas”.

Itinerario del Beagle

Itinerario del Beagle

Al emprender Charles Darwin su viaje en el Beagle descubre huesos fósiles que pertenecieron a grandes mamíferos en Sur América, además de la observación de pájaros (los célebres pinzones), tortugas y grandes lagartos, cuyo aspecto (fenotípico) variaba de un emplazamiento a otro debido al aislamiento reproductivo. Estos hallazgos generaron un interés en el joven Darwin acerca de cómo se originaban y desarrollaban las especies, elaborando una serie de cuadernos durante un larguísimo periodo de tiempo que acabaría dando lugar mucho después a la exposición en 1858 de Darwin y Wallace en la Linnean Society londinense de la teoría publicada ya en 1859,On the origin of Species, que no sólo daba cuenta de la Teoría de la Evolución Natural sino de la aun controvertida tesis de la Selección Natural. La selección natural trata las ventajas hereditarias que aumentan las posibilidades de supervivencia y reproducción – es decir, las ventajas adaptativas – para que éstas sean mejor que las de otros individuos, aunque siempre a costa de mermas y alternativas menos ventajosas.

La discusión actual sobre la Selección Natural – dejando de un lado la discusión teológica de la Iglesia Católica que, aun aceptando la Evolución no acepta dicho mecanismo – se centra en algo que ésta no cubre adecuadamente: los mecanismos macroevolutivos. La selección natural no sirve en aquellos casos en los que, por catástrofes determinantes, se ha extinguido toda una especie, por ejemplo, los dinosaurios o la gran extinción del Cámbrico. También encontramos cierta problemática cuando descendemos en la escala filogenética. Sin embargo deberíamos interpretar que en ese momento donde ya la Evolución no sirve para tratar dichos materiales y fenómenos es donde aparece un indicio sólido de que los procesos considerados no son categoriales y nos conducen a teorías metafísicas incapaces de ejercer un progressus de nuevo hacia los fenómenos, ejerciendo la crítica a estas teorías desde un concepto de materia y tiempo en un sentido ontológico-general; existe también una corriente reduccionista que pretende entender únicamente desde la física estos procesos J.C. Smart o E. Naguel. En tercer lugar, dadas las nuevas tecnologías bio-médicas resulta difícil afirmar la validez del mecanismo de la selección natural en el filum de homo sapiens sapiens actual (la medicina subsanaría las carencias de los menos aptos). Sin embargo, al no considerar Darwin la obra de Spencer no deberíamos entender que se podría aplicar este modelo a escala social, así como tampoco consideraba (Ver: Autobiografía) los paralelismos entre la Historia Política y la Historia Evolutiva, aunque sí la trasladaba a las razas. Por último, supone una dificultad tomar la Teoría de la Evolución como una totalidad atributiva que permita hablar de una “Historia Científica Total”.

Árbol evolutivo de los pinzones

Árbol evolutivo de los pinzones

<img src="

Sin embargo, las dificultades de modelo original de 1859 se van progresivamente solucionadas con las recientes disciplinas que corrigen y aportan pruebas nuevas: genética, bioquímica, etología y biología molecular son una base sólida donde obtener evidencias. Muestran éstas que muchas clases de organismos extintos poseían formas completamente dispares de las propias de los actualmente existentes, p.e., el Archaeopterys o el Tiktaalik. Así, los tetrápodos evolucionaron a partir de los corsopterigios y el Tiktaalik supone un intermedio entre los peces y dichos tetrápodos. Los fósiles de homínidos más antiguos que conocemos tienen entre 6 y 7 millones de años (Sahelanthropus); otros serían el Ardipithecus (4 millones de años) o el Australopithecus (3,5 millones de años). El Homo Habilis posee un cráneo mayor – ventaja evolutiva – y data de hace 2 millones de años, pero su perímetro encefálico es menor que el del Homo Erectus (1,7 millones de años), evolucionando éste en África y hallándose restos en África, China, Oriente Medio y Europa. Se cree que la transición de Homo erectus a Homo sapiens comenzó hace ya 420000 años. Cien años después de Darwin se descubre la estructura de doble hélice (ADN), aportando las evidencias más sólidas. Así, los nuevos estudios poseen ventajes sobre la paleontología tradicional o la anatomía comparada: la información genética es fácilmente cuantificable, es universal y goza de multiplicidad.

Los factores ajenos a la ciencia biológica que ponen límite al escrito originario no forman parte sino de la historia natural – sobre todo las extinciones masivas – cumpliendo una función gnoseológica en función con el modelo de evolución biológica y siendo materiales que nos expulsan de la inmanencia del campo de la biología. Sin embargo, la verdad del teorema darwiniano es indudable: la riqueza de sus materiales procedentes de distintas vías aporta una riqueza y solidez de la que no gozan los estudios de Matthew, Wells o Wallace.

Documentos

Caso Lysenko

Darwin, en Wikipedia

David Alvargonzález: El darwinismo visto desde el materialismo filosófico.

La A.M.A.L., la FIdA, el bus y demás perlas.

La AMAL (Asociación Madrileña de Ateos y Librepensadores, atentos  a la autodenominación para empezar) quiere lanzarse en representación de todos nosotros – me refiero a todos los ateos – alquilando un bus al estilo londinense en el que se exclama: “Problablemente Dios no existe; deja de preocuparte y disfruta de la vida”. El objetivo, según Albert Riba, fundador de la AMAL es hacer el ateísmo más visible y promover “que la gente piense para que no tome las decisiones por costumbre sino después de reflexionar, porque cada uno tiene derecho a pensar lo que quiera”. Aludiendo a las manifestaciones de la Iglesia Católica en pro de la familia añaden “Ya es hora de que los ateos nos hagamos más visibles” reclamando donativos a una cuenta en La Caixa para “colocar dos grandes anuncios en la Plaza de Colón con el susodicho lema, tan grandes como lo que montan los obispos”.

En realidad esta actitud pánfila y panfletera no hace mayor daño a los creyentes – y de hecho, no se por qué nadie habría de pretender tal cosa – sino que deja en muy mal lugar a los ateos. La conducta obsesiva recurrente del ateísmo grosero y canalla se centra en la descalificación y persecuión contínua al Catolicismo, persecución excesiva y acrítica, arraigada más bien en motivos personales de índole psicológico y con unas críticas pueriles  basadas en ideologías irracionales e individualistas que, sinceramente, son agotadoras. Cosas curiosas del ateísmo canalla y el ateísmo grosero son, por ejemplo, cargar sus misiles en contra de la Iglesia Católica y olvidarse de los homosexuales ahorcados y la adúlteras lapidadas en el Islam; también es curiosa su moral claramente capitalista y neoliberal. De hecho, son muchos los ateos canallas que lejos de situarse en corrientes de la izquierda (normalmente éstos se caracterizarían por su grosería descarada y por su adhesión al movimiento anaquista) se sitúan en el liberalismo radical, y desde ahí propugnan un libertinaje (los placeres siempre liderando la Libertad: gula, lujuria, pereza) que no podrían practicar de ser creyentes. Es más, ni siquiera son ateos. En común está la irritable ya recurrencia a la metafísica idea de “Libertad”.

Este recurrencia a la Idea de Libertad se plasma bien en el propio nombre de la asociación que ha tomado la iniciativa: … Ateos y librepensadores. No sé bien qué es un pensador, porque hasta donde yo creía pensar es una actividad que todos los homo sapiens sapiens realizamos a cabo queramos o no. No soy capaz de imaginarme quién es un “pensador” porque no soy capaz de imaginarme quién no es un pensador. Tampoco hay una aclaración sobre “Libre”. Dado el hecho de que están inmersos en una cultura determinada que viene conformando su conciencia su pensamiento tiene una “libertad” más bien limitada al orden en el cual desarrollan los pensamientos y a una serie de opciones que ya les vienen dadas y que, como mucho, pueden ampliar y colaborar – o no- en la Historia de la Ciencia, de la Filosofía, de la Historia, de la encuadernación en tapas de cartón…  Tampoco entiendo por qué privan a los católicos (todas las demás religiones les resultan bellísimas, suele ser un denominador común) de su libertad; ya que promulgan tal Libertad metafísica (una esencia megárica sin consecuencias en términos de responsabilidades) como un derecho inalienable  para todos los ciudadanos me parece una medida hitleriana negarles a los católicos con DNI y Declaración de la Renta su status de ciudadanos. Dejando de un lado la sorna, Libertad está sin definir; sería una tarea importante a llevar a cabo antes de lanzar la lengua tan gratuitamente, aunque dudo que quieran abarcarla con tanta vida de la que disfrutar y tamaña falta de preocupaciones


“Problablemente Dios no existe; deja de preocuparte y disfruta de la vida”.

¿Problamente Dios no existe?

Como Materialista niego desde ya la existencia o posibilidad de existencia de sustancias vivientes incorpóreas. Dios ni existe, ni puede existir; esto es ateísmo.

Los “ateos librepensadores” resultan ser agnósticos (cosa que era de esperar ante semejantes chorradas), se quedan con la duda. Si Dios problamente no existe, problablemente sí existe. ¿Existe o no existe? Dado que también admiten la posibilidad de que exista tendría que dejar desde ahora de dirigirme a ellos como “ateos”, porque sencillamente no lo son; y dada esta posibilidad y esta creencia bastante más vergonzante, irracional e indecisa que la creencia firme en la Santísima Trinidad les recomiendo, desde ya, convertirse al catolicismo apostólico y romano (por creer en algo bastante más racional que al menos ya deberían conocer) porque si Dios no existe te mueres y fín de la historia, pero si existe y vas por ahí montando en autobuses tan ridículos cuando te mueras vas a tener que explicárselo.

¿Deja de preocuparte?

Los “ateos teístas” son tan felices y han alcanzado tal grado de perfección – son como Dios, para entenderse – que ahora resulta que, como no creen en este tipo – en Yavhé, porque Al-Lâh viene a ser más “respetable”, más poético, más cool –  no tienen preocupaciones. Si te van a sacar del piso a leñazos, si no llegas a fin de mes, si tienes un tumor mortal, súbete al bus y deja de preocuparte.

¿Disfruta de la vida?

Esta es mi parte favorita.Volvemos atrás y repetimos lo tocante a “deja de preocuparte”, pero ahora vamos a ver cómo detrás de todo este bochorno está la ideología emanada y suministrada del mercado pletórico; el consumidor de bienes (de ropa, de comida, de culto o de ateísmo, de ocio) satisfecho, individualista y hedonista se vanagloria y se jacta de su condición de marioneta capitalista (lo peor es que en la gran mayoría de las ocasiones ni siquiera lo reconocen). Un capitalista, repito, creado por la ideología liberalista que elimina la holización de los valores éticos; vuelvo a decirlo: hedonismo individualista, grosero y vulgar, un producto de consumo, un producto de mercado. Se olvida el colectivo y la sociedad española en su proceso de “ateización” se protestantiza y se apunta a la ideología liberal de la cual, por supuesto, también bebe a litros el socialfascismo (la socialdemocracia). Está claro, y cada vez en mayor medida, que en España no hay comunistas: hay socialdemócratas antisistema (socialfascistas, al fín y al cabo). Eso, como mucho. Además, esta nematología está bien respaldada (y subvencionada) por las Instituciones.

Desde luego, cuando Marx se refería a la religión como opio del pueblo – ahora hay otros opios más potentes y cuya venta y consumo requiere un esfuerzo muchísimo menor, ahí es donde está el quid – no lo hacía con la intención de que los sujetos se individualizaran en el mercado pletórico y derivasen al anarquismo-capitalista del placer; en su mente no estaba aquello de vicios privados-virtudes públicas. Marx no hablaba de “felicidad”, de “disfrutar de la vida” (¿cómo? ¿cuándo? ¿dónde?), de “no preocuparse” (era un hombre muy preocupado; de hecho le preocupaba que la religión que los proletarios se suministraran a sí mismos para hacer más llevadera su existencia les alejase de grandes e importantes preocupaciones; igualmente Lenin: la religión-opio suministrada al proletariado por la burguesía “despreocupaba” a los proletarios y les alejaba de la Revolución). Desde luego cualquier marxista debería huir del ateísmo canalla, por coherencia, y del ateísmo grosero, por decencia; aun concediendo lo que yo he puesto bien en duda, a saber, que fueran ateos.

Retórica de la felicidad rematada con frases espiritualistas, chistes – sobre todo gráficos – que no tienen gracia alguna o argumentos de analfabetos funcionales es todo lo que estos “ateos” han podido aportarme. Lo del bus ya es el colmo de la estupidez. Sólo queda preguntarles si están de guasa.

Es gran verdad aquello que decía Cherteston: “Cuando uno deja de creer en Dios enseguida cree en cualquier cosa”. Estudiemos,no sea que nos acabe sucediendo lo mismo

A modo de esquema, con fín de facilitar la tarea a aquellos que no estén especializados en la disciplina filosófica o en el materialismo filosófico, y dada la complejidad de El animal divino, intentaré dibujar en textos muy breves y concisos las tres fases de la religión: primaria, secundaria y terciaria

– Para comenzar dibujaremos los EJES DEL ESPACIO ANTROPOLÓGICO:

  • *Eje circular: relaciones de humanos entre humanos
  • *Eje radial: relaciones «del hombre con la naturaleza»
  • *Eje angular: relaciones «del hombre con las entidades numinosas»

los hombres se relacionan de un modo específico (= irreductible al orden de las relaciones circulares y al de las radiales) con otras entidades que no son hombres, pero que tampoco son cosas naturales, en el sentido anteriormente mencionado. Entes ante los cuales los hombres se comportan según relaciones de temor o de amistad, y según un comportamiento no imaginario (puramente fenomenológico), (extraterrestres, desino real, ontológicamente fundado (lo que no excluye la posibilidad del error, la posibilidad de interpretar las cosas o los otros hombres como si fueran eventualmente entes de éste tercer tipo). Estos entes no serán divinos, pero sí podrán ser numinosos. Es preciso reconocer que los númenes existen como términos de relaciones específicas antropológicas, y que pueden ser identificados con los animales, al menos con ciertos animales teriomorfos. Si representamos a estos términos numinosos por puntos intercalados entre los dos círculos que antes hemos introducido, las relaciones de este nuevo orden adoptarían una disposición angular [351-362]. {SV 95-97 / ? AAC}

Esta cita del Diccionario de Pelayo García Sierra es fundamental para entender las Relaciones Primarias

FASES DE LA RELIGIÓN ORDENADAS CRONOLÓGICAMENTE
[Esta ordenación puede sufrir variaciones según qué sociedades, por supuesto; hasta el punto de que no en todas las sociedades efectivamente existentes en la actualidad hay religión terciaria]

  1. Fase Primaria: 60000 a 12000 a.C (“comprendiendo el Musteriense hasta el Neolítico y el Bronce, el descubrimiento de las cavernas de Chavet obligaría a retroceder 30000 años” El animal Divino)
  2. Fase secundaria: 12000 – 1000 a.C
  3. Fase terciaria: 1000 a.C – presente
  • etapa antigua: desde 1000a.C hasta 1500d.C
  • etapa moderna: sociedades industriales y precursoras

Las religiones primarias

El materialismo filosófico sostiene que en su origen histórico las religiones nada tienen que ver con “Dios” (idea propia de la religión terciaria)

Las religiones brotan de una relación originaria de los hombres con otras entidades no humanas pero dotadas de percepción y de deseo, que se identifican con ciertos animales que se enfrentan al hombre desde la época paleolítica y cuyo reflejo se encuentra en las pinturas rupestres de las cavernas

Las sociedades primarias son enimentemente religiosas y sus valores de lo sagrado serían los valores numosos (realmente existentes) y esto se encuentran principalmente en el eje angular. Los animales habrán sido la fuente más abundante, y puede, la única, de lo Sagrado.

Vamos a poner en punto de mira con respecto a las religiones terciarias la numinosidad de ciertos animales, en concreto, para relacionarlas en el Cristianismo, donde encontramos peces, corderos, leones, &c. como metáforas, pero teniendo estas metáforas una base. Esta es una de las mayores virtudes de la explicación materialista de la religión.



LECTURAS ONLINE
David Alvargonzález: La verdad de las religiones primarias
Íñigo Ongay: Númenes reales y Filosofía angular de la Religión
Gustavo Bueno: Sobre la verdad de las religiones y asuntos involucrados

El libro “base” es El animal divino, así como Cuestiones Cuodlibetales sobre Dios y la Religión, ambos de D. Gustavo Bueno; el último se halla disponible en pdf. Y, por supuesto, las clases de D. David Alvargonzález

La religión secundaria


La Fase secundaria de las religiones, como habíamos quedado, va desde 12000 a 1000 a.C. Pero no olvidemos que antes del 1000 aC (no mucho antes) se empezaban a gestar en Mesopotamia, Egipto, &c religiones monoteístas, como el Judaísmo.

– Los animales están domesticados y/o controlados: se pierde su entidad numinosa. Ahora la numinosidad será trasladada a la esfera de las estrellas (a no confundir con el Cielo cristiano o mulsulmán, que “no es del este Mundo”).

– La figura humana cobra importancia, siendo los dioses antropomórficos; sin embargo, conserva rasgos de la religión primaria: los animales muchas veces acompañan a los Dioses o son halagados y cuidados creyendo que son una manifestación terrena de la Divinidad

– Aún hoy, los creyentes animistas se encuentran en la fase secundaria de la religión.La acotación en el tiempo que hemos hecho es esquemática. De hecho, en la sociedad actual el Horóscopo y la astrología son vestigios de las supersticiones implícitas por la religión secundaria, a la vez que las figuras animales del horóscopo con vestigios de las religiones primarias.

El papel del templo en la religión secundaria:
Mientras que en la religión primaria se adoraba a los númenes en los propios habitáculos de los creyentes, o si acaso, en ciertas partes de la cueva (en la misma cueva donde vivían) donde se realizan las pinturas “a modo de sombra” del animal divino, el templo de las religiones secundarias es la casa de la divinidad cuando visita a los humanos. Está guardada por ejemplo, por vestales o sacedotes/sacerdotisas “especializados” en esta tarea, y las celebraciones de los fieles “del pueblo” hacia sus dioses sería, en todo caso, alrededor de los templos o lugares tenidos por divinos (fuentes, ríos…).

Literalmente, Palas Atenea, cuando bajaba del Olimpo se hospedada en el Partenón.

Los dioses influyen directamente en la vida de los hombres (La ilíada) tomando partido a favor o en contra de estos; además (Hércules) también pueden “cruzarse” en relaciones sexuales, establecer amistades y enemistades y amoríos. Al igual, en el Olympo, por ejemplo, la conducta de unos dioses con otros refleja la sociedad y las conductas humanas: luchas, guerra, sexo, infedelidades, matrimonios..

A partir de ahora la religión y los mitos funcionan como reguladores de la vida social, armas de cohesión: los mitos y su final trágico enseñarían a los cuidadanos a no tratar de comportase como sus dioses.

¿Qué queremos decir cuando afirmamos que tanto en la religión secundaria como en la terciaria se conservan rasgos de la numinosidad animal de la primaria?

En el caso de la religión terciaria entraremos más a fondo en los siguientes capítulos. El caso de la religión secundaria parece claro:
Minerva, para los romanos, llevaba con ella una lechuza (un mochuelo). Los gatos en Egipto eran animales adorados y alabados, el cuervo en todas las sociedades fué siempre considerado como símbolo de mal aguero, los intérpretes/magos griegos se fijaban en el vuelo de los pájaros para sus predicciones, en la mitología pagana nórdica y celta, por ejemplo, las vakirias tienen alas y las Xianas son una mujeres hermosas que viven en las fuentes, similares a las ninfas, adas.., las sirenas también son mujeres con cola de pez, etc.

Estas supersticiones y ritos propios del “delirio mitológico de las religiones secundarias” (criticado sistemáticamente por Aristóteles) siguen hoy en día en las sociedades en las que se han implantado religiones terciarias, e incluso dentro de creyentes, practicantes o no, de estas religiones. De ello trataremos en el próximo capítulo. Además, vemos en las cartas del Tarot figuras de animales, creencia firme en la astrología y el esoterismo y cómo la consilta a meigas-brujas-videntes-clarividentes o mediums es el pan nuestro de cada día.

Nota: la posible falta de rigor y lenguaje especializado se debe a que esto es una “clase de andar por casa

ENLACES SOBRE EL TEMA
Mitología Asturiana
Mitología Vasca
Mitología Gallega
Mitología Celta
¿Veís alguna similitud…?

Mitología Nórdica

Mitología Griega
(web muy extensa e interesante)
Mitologia Romana
Mitología griega y romana
Ejemplo de corriente neopagana del s.XX: Wicca (gran web, mucha información)

La etapa terciaria

Dada la amplitud y extensión que conlleva un análisis, aunque sea lato, de la Etapa Terciaria, vamos a dividirlo en dos, o acaso 3 (si fuere necesario), partes

“EL PRIMER MOTOR INMÓVIL”
La crítica al antropomorfismo y el zoomorfismo religiosos, llevada a cabo principalmente por la filosofía griega, conduce a las religiones terciarias, de signo marcadamente monoteísta, y que constituyen el umbral del ateísmo.

A pesar de que una de las tres grandes religiones, el Judaísmo, o “religiones superiores” o “religiones terciarias” estaba en periodo de gestación desde hacía ya tiempo por aquellas lejanas tierras de Mesopotamia, Egipto, &c. el monoteísmo formulado filosóficamente y estructurado tal como ahora lo vemos, en realidad, se conformó (que no “formó”) en Grecia.

(Evidentemente, hay antecedentes a Aristóteles que reclaman un monoteísmo; al ser este monoteísmo pedido tan poco esclarecedor y no pertienente para la cuestión que tratamos vamos a dejar de lado estas cuestiones salvo que, evidentemente, se reclame conocimiento de ellas.)

>>>Recordemos algo que quizá había pasado desapercibido: en las religiones secundarias los númenes que cohabitaban con nosotros en la tierra fueron lanzados al cielo (a las estrellas o a montes altos) pero intervenían en la vida humana (o al menos, en algunas vidas de ciertas “élites” o “afortunados”). ¿A qué se debió? A la domesticación y dominio de esos númenes de la religión primaria: los animales. El númen se alejó un paso de la Tierra donde habitamos los Humanos

¿Y qué va a suceder en las Religiones Terciarias? ¡El númen se alejará aún más! Las estrellas, para Aristóteles son como “piedras”, son de otra materia, pero no es numinosa, si acaso (como mucho) “divina”. La divinidad está fuera del Mundo, en la periferia, pensando sobre su propio pensamiento; el Dios aristotélico es, en cierto modo, autista.

En el judaísmo hay una diferencia: el Dios (Yavhé) se dirige personalmente a su pueblo. Eso no sucede en las otras dos religiones (cristinismo y judaísmo), donde Dios Padre se dirige al pueblo por medio de, o bien su hijo (Cristo), o bien su electo-profeta (Mahoma). Esta no-actuación de DiosPadre-Creador sobre la humanidad creada revela las influencias del Aristotelismo tanto en el cristianismo como en el mahometanismo.

Estas influencias son más que visibles en Santo Tomás de Aquino y en Averroes (no escorrecto atribuírle a éste la categoría de teórico del Islam -tal como atribuímos a San Agustín o Sto. Tomás de Aquino la de “Padres de la Iglesia”-, ya que fué perseguido y amenazado y hoy es desdeñado por los mahometanos)
Nadie está en condiciones, sino por necedad, de negar la refinada y sofisticada tarea de la teología católica (de la cual hablaremos largo y tendido más adelante) y su encomiable tarea de racionalizar la creencia ya desde la patrística.

¿Cuál es el principal logro de Sto Tomás de Aquino? Acomodar ese Dios autista de Aristóteles al Dogma (Revelación), racionalizando, a su vez, la teología católica. Pero (a pesar de la Trinidad, del Hijo, de Santa María Vírgen) Dios Padre -y a pesar de ser todopoderoso, omnisciente y omnipotente- es Todo Razón (Ver: Polémica de Auxilis sobre “Dios Razón” y “Dios Voluntad”). Hoy en día, los teológos católicos hablan de Dios, no como un señor de barba blanca (ilustración típica de libros infantiles o catecismo para la Primera Comunión), sino como “espíritu puro en toda su extensión, causa primera incausada” y, en cierto modo, aunque en silencio y en susurros, “primer motor”…

PAPEL DEL TEMPLO en las religiones terciarias: [Para ello exluiremos el monoteísmo de Aristóteles (ya que el Templo no tiene sentido siendo Dios autista) y las religiones naturales (concepto problemático sobre el que regresaremos posteriormente)]

En las grandes religiones, el Templo (Iglesia, mezquita, sinagoga) ya no es el hospedaje del Dios en la Tierra sino el lugar de reunión de los fieles para rezar a Dios; en todo caso, sería, y sólo en el cristianismo, el lugar donde ocurriría el milagro de la transubstanciación. Aunque parezca una minucia, este cambio considerable nos dice mucho acerca del carácter del “Dios Padre” de las religiones terciarias.

ENLACES

Biblia (contiene el Pentateuco y es muy manejable)
Corán (es bastante manejable aunque tiene algún que otro problema de macros en el navegador Ópera)
Aristóteles: Metafísica
Sobre la Metafísica Aristotélica (texto de bachillerato, muy sencillo)

Las religiones positivas terciarias


Entre estas religiones positivas, el Catolicismo, recogiendo la herencia de la tradición filosófica griega y el derecho romano, es considerado por el materialismo filosófico como la religión más racional, frente al fanatismo musulmán o al irracionalismo protestante, luterano o calvinista. Desde una perspectiva filosófica el catolicismo «se salva» por el racionalismo implícito en la institución de la Teología dogmática.
Nadie está en situación de negar la soficisticación y finura de los argumentos lógicos de Santo Tomás.

Dada la situación efectiva de la Humanidad, transcurrido el segundo milenio del cristianismo, puede decirse que los pueblos no están preparados para organizarse socialmente bajo los auspicios de un racionalismo filosófico y ateo; por consiguiente se hace preciso evaluar el grado de racionalismo actuante en las distintas confesiones religiosas realmente existentes.

Desde el punto de vista histórico, e investigaciones recientes lo confirman, el irracionalismo luterano conduce en línea directa al racismo, al imperialismo depredador, y también al antisemitismo, al nazismo y a las cámaras de gas. Gracias en buena medida al petróleo que consume Occidente, el fanatismo islámico está cada vez más organizado sobre la superficie de la Tierra, en la que parece estar constituyendo un frente común contra el cristianismo, y constituye un verdadero peligro para la Humanidad.

Las religiones superiores son incompatibles entre sí, y el supuesto irenismo predicado desde las diversas confesiones sólo tiene viabilidad, de acuerdo con la parábola de los tres anillos, precisamente cuando se eliminen todos los contenidos positivos, irracionales y dogmáticos de cada religión y, por tanto, cuando éstas religiones desaparezcan como tales.

El Dios al que se da culto apenas tiene referenciales fisicalistas (religión terciaria) y se convierte básicamente en una religión civil que religa (de aquí proviene la etimología latina) a los creyentes, que sería la antesala del ateísmo.

Los templos aparecen como lugares de reunión.

La ADOPCIÓN DEL MODELO DE ARISTÓTELES POR EL CRISTIANISMO
El cristianismo, nada más tener constancia plena del modelo de Aristóteles, allá por el s. VIII, se dió cuenta de su utilidad. Las 55 esferas, concéntricas a la esfera-Tierra dejaban un gran espacio infinito libre, donde estaba el Primer Motor Inmóvil (Dios). En este gran espacio infinito cabría situar el Cielo y el Infiero (ahora definidos como “estados del alma”). De ahí también que la Iglesia Católica, en vista de conveniencia y actuación admirablemente inteligente, adoptase como “suya” la teoría del Big Bang junto con otras (el Big Crush, etc.)

El Dios de los musulmanes – Alláh- se parece más al Dios estrictamente Aristotélico: esto, en ningún sentido, dotaría de mayor racionalidad al mahometanismo.

NOTAS

  • Ningún erudito se tomó nunca “en serio” la afirmación de que la Tierra era un disco (“sujeto por una serie infinita de tortugas” como replicó aquella señora a Russell). No era una herejía ni se quemó a nadie por ello: las causas de castigo por la Inquisición se debían al atomismo (¡principalmente! Ese fué el problema de Galileo) u otras corrientes heterodoxas. Así, el problema de Colón no fué, como nos cuentan los libros baratos, que se pensase que había un borde de la T con precipicios y monstruos más o menos emocionantes, sino que Colón pensaba que la T era mucho más pequeña de lo que los eruditos consideraban: así, el viaje de Colón no les resultaba viable por ser “físicamente” imposible viajar tan larga distancia. Esto son conocimientos avanzados: a D. Cipriano Barrio me remito si quieren ustedes más información.

La Tierra Plana era producto de leyendas (paganas) populares. La Iglesia adoptó el modelo de Aristóteles y sus esferas con todas sus consecuencias. No se dejen ustedes engañar. [Si alguien tiene pruebas de lo contrario que me pase la carta de condena -todas se hallan archivadas- del individuo que dijo que la T era esférica y por ello “le quemaron” – en todo caso, le quemó el Estado

  • La ICAR no pone freno a la Ciencia. A la Historia comparativa me remito.

  • Averroes fue más apreciado por el cristianismo que por ninguna otra religión; de hecho, fué perseguido por su doctrina. Los Averroístas eran frailes cristianos
  • *Hay dos corrientes que pueden, esquemáticamente, ayudar a separar el irracionalismo luterano del racionalismo católico, nunca mejor dicho:

Dios Razón (Dios como garantía de conocimiento – Santo Tomás) Esta fue la posición, y es aun hoy, oficial de la Iglesia Católica (ICAR), el famoso “tomismo”, salvo por grupos puntuales como los Pp Jesuítas.
Dios Voluntad (Dios onmipotente y todo voluntad – Ockam, Lutero…) Esta posición determinista es la propia del protestantismo: estamos determinados, por voluntad de Dios, a salvarnos o a condenarnos (Lutero: “aunque Dios me encontrare fornicando”). Los que tienen buen comportamiento son los determinados a la Salvación y los que tienen mal comportamiento son los determinados a la Condena eterna.
La versión católica del voluntarismo es más diferente… Intenta integrarse a la vez con el racionalismo en un amago de bricolage un tanto emocionante en el cual no podemos entrar por cuestiones de tiempo.

  • Ningún creyente con una formación teológica media creyó jamás que el infierno estuviere en el Centro de la Tierra; si acaso, y de creer que esté en algún sitio, estaría en ese espacio infinito que hay FUERA DEL MUNDO

– Finalmente, recordemos que para la ICAR,

* Dios Padre es:
1) causa prima incausada de movimiento
2) creador
3) espíritu puro en toda su extensión (no antropomórfico)
* El cielo y el infierno son estados del alma, y no lugares físicos

Información:
Filosofía y Tierra “redonda”
Astronomía Clásica: Calipo, Aristóteles… (breve)
Cosmología Aristotélica
Santo Tomás de Aquino
Averroes en el Diccionario Soviético de Filosofía
¿Muerte del Tomismo?
Creación y Evolución en la ICAR
DEÍSMO
RELIGIÓN NATURAL
TEÍSMO

–> ATEÍSMO

Expondré de un modo muy breve – tan breve que no hace justicia ni mucho menos a la TCC – y accesible a todo tipo de lectores el concepto de Ciencia y si, a partir de este, podría hablarse con propiedad de “Ciencia Política”desde la Teoría del Cierre Categorial y el Ensayo sobre las categorías de las ciencias políticas de Gustavo Bueno.

¿Qué es “Ciencia”?

Previamente a alcanzar una respuesta a cuestión de si hay o no una ciencia política será necesario esbozar previamente qué sería eso llamado “ciencia” desde los presupuestos materialistas de Gustavo Bueno. Comencemos explicando que su punto de arranque presupone cuatro acepciones históricas del concepto de ciencia:

  1. Un “saber hacer”, tanto agere como facere, encarnaría la definición previamente a Aristóteles

  2. La Ciencia sería definida por Aristóteles – y también durante todo el medievo e incluso en la modernidad incluyéndose así bajo el rótulo de “ciencia” disciplinas como la teología, la mariología, &c. – como un sistema de proposiciones derivados de principios

  3. Tras el desarrollo de la física moderna la ciencia consistirá más bien en la articulación positiva de contenidos según el método de observación y experimentación aplicado sobre campos naturales. Nos centraremos en esta acepción.

  4. A partir del s. XX existirán múltiples intentos de hacer ciencia partiendo de los contenidos sociales.

Existe una pluralidad de ciencias categoriales y no una ciencia unívoca, enlazando esto con la necesidad de atenerse a dos principios básicos en el análisis de las totalidades corpóreas: el principio de individuación y el principio de unidad.

A partir de eso se dibuja una teoría de la ciencia donde pueda existir una gnoseología y una idea de ciencia dialécticamente razonada, asumiento también un listado de familias de teorías de la ciencia según traten la materia (lo que procede del campo a investigar) y la forma en la que esa materia se organiza y plasma, que son el descripcionismo – concepción de verdad como aletheia –, el teoreticismo – verdad como coherencia –, el adecuacionismo – verdad como correspondencia – y el materialismo gnoseológico que trata la verdad como identidad sintética.

Las ciencias no sería simplemente la descripción de hechos empíricos absolutos ni lo resultante de modelos lógicos a priori elaborados, ni ambas cosas unidas, sino construcciones holóticas cuyas partes formales se unen conectivamente y establecen círculos de concatenación operatoria a medida que los elementos comprometidos en cada campo se van entretejiendo. Por tanto, además de tener en cuenta observaciones, proposiciones, enunciados científicos &c., es necesario pretar atención a los sujetos operatorios implicados, los laboratorios, aparatos y materiales, las condiciones y contexto político-social…en torno a lo cual la ciencia organiza y reorganiza constantemente sus materiales dentro de un espacio gnoseológico que se erige sobre sus partes formales articulándose sobre 3 ejes y 9 figuras:

EJE SINTÁCTICO

Términos

Relaciones

Operaciones

EJE SEMÁNTICO

Referencias fisicalistas

Fenómenos

Estructuras esenciales

EJE PRAGMÁTICO

Autologismos

Dialogismos

Normas

La Verdad como Identidad Sintética resulta de un sistema de operaciones en el que confluyen varios cursos operatorios a partir de un racimo de teoremas que puede propagarse conformando un espacio inmanente que configure un circuito procesual impersonal: «Sin el sujeto la identidad no se produciría, pero la identidad no esta en el sujeto sino en las cosas hechas por el sujeto.».[verum est factum en ESTE caso]

La dificultad que encontramos en las ciencias humanas para denominarlas tal es su incapacidad para neutralizar el sujeto gnoseológico; resulta que este sujeto gnoseológico, en tanto humano, se mueve como sujeto cognoscente en el plano de los fenómenos, como sujeto dialógico en el plano pragmático y como sujeto operatorio (he ahí la dificultad) en el plano sintáctico. Otra dificultad es que las operaciones de análisis y síntesis en las que está involucrado ese sujeto como sujeto operatorio que no puede dejar de ser son fenoménico-apotéticas y las ciencias tan sólo cierran cuando las relaciones fenoménicas son físico-contiguas. Lo verdaderamente problemático, entonces, es que los humanos forman parte de los campos como sujetos gnoseológicos y como sujetos temáticos, así que es imposible una segregación del sujeto operatorio, y por tanto no logran el estado óptimo de cientificidad, suficiente para considerarlas ciencias positivas. Sin embargo, sí tienes algo de científicas, y su característica es el doble plano en el que se mueven (pero no pueden desprenderse):

  • Alfa operatorio: regressus de los fenómenos a las estructuras-esencias

  • Beta operatorio: produce una “identidad metodológica entre el sujeto temático y el sujeto gnoseológico”.

Podríamos pues comenzar por decir que la institucionalidad académica de la licenciatura de Ciencias Políticas se propagó a partir de su asunción del patrón del paradigma de las ciencias naturales de forma “popperiana”: obervar, verificar y obtener ratificaciones experimentales posibles de falsar. Pero rápido se ven los problemas de categoricidad que implica, sobre todo en el campo (las ciencias no tienen objeto, sino campo, o “conjunto de elementos enclasados y relacionados para realizar operaciones entre ellos y componer términos”), porque no resultan nada claras las respuestas a cómo se identifican los términos del plano sintácticos (¿clases, Estados,…?) y decidir tal cosa implica una toma de postura ideológica. El cierre categorial en la “Ciencia Política” es imposible, no tanto una clasificación de los “saberes políticos”:

  • Adquiridos por experiencia

  • En fase empírica: sociología, historia y antropología política

  • En fase doctrinal: p.e. Derecho político

  • Filosofía Política

Todos los derechos reservados.